Esta semana os hablamos de una tendencia que sigue en el candelero porque se ha convertido en una necesidad para cualquier establecimiento hostelero: el arte de fotografiar nuestras propuestas, espacios, equipo, novedades, etc., para compartirlo en las redes.

No os descubrimos nada si os decimos que las redes sociales suponen un impulso enorme para que os conozcan y poder mantener al día a vuestros clientes. Pero ¡¡OJO¡! No hay que hacerlo de cualquier manera. ¿Queréis unos tips para que os salgan auténticos posts de profesionales? Pues fundamental poner el foco –nunca mejor dicho- en las imágenes. ¡Vamos con ello!

Una imagen vale más que mil palabras. Úsala para causar la mejor impresión de tu establecimiento

10 Tips para triunfar fotografiando platos
 
  • LA LUZ. Lo es “todo” en la fotografía. Si no tenemos una iluminación profesional, la luz natural es mejor. Cuidado con el sol directo, no ayuda nada. Y prohibido usar el flash… eso lo usaremos para cuando tengamos una visita “estelar”.
  • SENCILLEZ. ¿Qué es lo principal? La comida ¿verdad? Pues ahí nos centramos. Lo demás es secundario, fotos sencillas = “menos es más”.
  • LIMPIEZA. Aunque en nuestro negocio sabemos que este aspecto es crítico y lo llevamos a cabo, hay que tener mucho cuidado con manchas en los bordes del plato, salsas, cremas y sopas, cubiertos sucios o manteles con migas de pan. Todo perfecto, como si fuéramos a servírselo a un cliente.
  • PLATOS SIN EMPLATAR. A no ser que lo hagamos a propósito por alguna razón, las propuestas que fotografiemos mejor ¡recién salidas de cocina! y la barra repleta o muy bien ordenada… Hay que evitar que parezcan restos de comida o falta de propuestas.
  • PROBAR TODO TIPO DE ÁNGULOS Y ENFOQUES. El ojo es super importante a la hora de hacer una buena fotografía. El formato digital nos permite hacer infinidad de fotografías, no hay excusa para no probar todo tipo de encuadres. ¡Busca el lado bueno de cada plato!
  • CREATIVIDAD. Piensa y luego actúa. ¿Qué quieres contar? ¿mostrar o desarrollar una idea? Crear tu historia, el estilo de tu negocio.
  • PLASMAR LA REALIDAD. No “tunees” las fotos. Para evitar decepciones fotografía y realidad no deben ser diametralmente opuestas. Cuida los elementos que acompañan la foto, para que reflejen exactamente la esencia de la receta, y recreen la atmósfera apropiada. El truco está en “transmitir”.
  • “MAQUILLA” EL PLATO. Aún así, hay pequeños trucos que sí están permitidos: un poco de aceite hará que brillen más tus platos, rociar con un atomizador de agua aportará frescor, añadir un poco de humo a un guiso de da autenticidad o agregar gelatina a una salsa, hace que parezca más apetecible.
  • RAPIDEZ. Tienes que ser un Speedy Gonzáles, actúa rápido para que el plato no pierda consistencia y que tus clientes no desesperen mientras tu sacas el mejor perfil de tu plato o tapa.
  • MIRADA CRITICA. No pierdas nunca el espíritu crítico, analizando lo que le falta o sobra, o si, realmente, has sacado ¡la foto perfecta!

¡Y recuerda que todo es ponerse, anímate y saca la mejor foto de tu mejor plato y! compártela! en redes… y este post si te ha gustado. 

Nos vemos con más propuestas la semana que viene.