Os vamos a contar una de las muchas historias solidarias que estamos viendo en estos días. Es la historia de Food for Goods, en la que estamos muy orgullosos de colaborar, y que sería imposible de realizar sin contar con la generosidad de tantas empresas del sector de la restauración y alimentación. 

Para ayudar a los que están en primera línea de batalla, a los más desfavorecidos, a los que son más dependientes, canalizan toda la ayuda y donaciones que les llegan por parte de restaurantes, cocineros, particulares y empresas dedicadas a la alimentación, y cocinan, de manera centralizada, menús cuya principal característica es que son sanos y equilibrados. 
 

Porque todos tenemos que cuidar de todos.

Una gran cadena solidaria
 
Así surge una gran cadena que funciona gracias a la colaboración altruista de: 
-    Proveedores de productos frescos, congelados o procesados que proporcionan el producto. 
-    Chefs y cocineros que crean las recetas equilibradas con los nutrientes básicos.
-    Empresas de packaging sostenible que donan los envases para servir y distribuir los menús. 
-    ONGs, como Nutrición sin Fronteras, que distribuyen la comida donde más falta hace.
 
En este momento, todos  mantenemos unos protocolos sanitarios estrictos para los personas que manipulan y distribuyen alimentos, garantizando la calidad y la seguridad de todo el proceso. 
 
¡Gracias a todos los que colaboran en esta o en las miles de iniciativas solidarias que han surgido por todas partes!